EXHORTACION – LOS AGENTES SANITARIOS, “CIMIENTO QUE SOSTIENEN LA FRAGILIDAD”

Queridos hermanos y queridas hermanas:
En medio de la crisis sanitaria que vive la humanidad y de que no hemos escapado en Panamá, si hay un sector a quienes tenemos que expresar públicamente y permanentemente nuestra eterna gratitud por sus actitudes positivas y acatando las medidas preventivas para frenar la pandemia es el de los profesionales de la salud: Médicos, especialistas, enfermeras, enfermeros, auxiliares, camilleros, laboratoristas, tecnólogos médicos, personal de emergencia, celadores, administrativos y demás personal que sin descanso están atendiendo a quienes se ven afectados por el coronavirus.
Estamos viviendo una crisis sanitaria excepcional e inédita, que evidentemente genera no poca intranquilidad. Sin embargo, debemos confiar en nuestras autoridades de Salud, encabezada por la Ministra de Salud; contribuir con las medidas de contención del virus, para evitar que nuestro sistema sanitario colapse.
Damos gracias a Dios por contar con profesionales, entre los cuales ustedes personal sanitario ocupan un lugar prevalente. En forma especial de los centros hospitalarios públicos y del Instituto Gorgas. La llegada del coronavirus (Covid-19) más que paralizarlos les ha avivado su vocación de servicio y de cuidar la vida, lo que demuestra no solo su profesionalidad sino su humanismo con los demás.
Mientras a nosotros nos piden cuidarnos y quedarnos en nuestras casas, ustedes queridos enfermeros y enfermeras, están viviendo en primera línea la situación, están exponiendo su salud y están dejando la piel por los pacientes; priorizando siempre su atención frente a sus necesidades familiares, personales y profesionales.
Ustedes han cancelado permisos y vacaciones, están doblando turnos, renunciando a sus fines de semana y, realizando todas las guardias necesarias para estar al lado de los pacientes las 24 horas del día y los siete días de la semana.
Por esas razones y muchísimas otras, queremos hacerles llegar nuestro reconocimiento a ustedes que sirven en las urgencias y emergencias, hospitales, centros de salud, asistencia domiciliaria, residencias de mayores, o cualquier otro centro o servicio, nuestro profundo agradecimiento y más sincera felicitación, por lo que son para Panamá en esta etapa de la historia que estamos viviendo.
Nuestro reconocimiento a todas y cada una de las enfermeras y enfermeros, “nuestros ángeles blancos” por su dedicación, por las muestras nuevamente inequívocas de su conciencia y su compromiso con las personas; por poner una vez más de relieve el valor de una profesión que, como la vuestra, no renuncia jamás a cuidar de los seres humanos aun a riesgo de ver afectada su propia salud.
Que la Virgen de la Salud, por su poderosa mediación, les acompañe a todos los responsables y servidores del sistema sanitario en Panamá, en su servicio por devolverle la salud a nuestro país.
Panamá, 19 de marzo de 2020.
†  JOSÉ DOMINGO ULLOA MENDIETA, O.S.A.
ARZOBISPO METROPOLITANO DE PANAMÁ